Se puede hablar largo y tendido sobre el pie diabético, su patología y consecuencias negativas de quien padece esta enfermedad.
Los cuidados del pie diabético son amplísimos, pero vamos a dar unas pautas mínimas para el mantenimiento saludable de dichos pies.

1º/ Debe lavar los pies diariamente, sin olvidar las zonas entre los dedos. Utilice jabón neutro y agua templada (36ºC). No deje los pies a remojo más de 5 minutos. Secar bien.
2º/ Examine los pies cuidadosamente a diario. Atención a lesiones entre los dedos, callosidades, ampollas, heridas o úlceras y cambios de coloración en la piel.
3º/ No use agentes irritantes como callicidas, cuchillas, alcohol, yodo, agua salada: son muy abrasivos.


Publicado: 19 de Octubre de 2017